martes, 22 de diciembre de 2015

Me quiero morir. #25

Sí, a este punto miserable llega mi vida. Sí, estoy deprimida (desde que tengo 11 años, más o menos.)
¿En que momento dejé que mi única meta sea adelgazar? ¿Tan triste es mi vida? ¿Hasta cuándo voy a seguir así? Porque todas sabemos que no vamos a alcanzar una meta y volver a comer normal, no no no. Se convierte en poco. Y queremos seguir, y seguir, y seguir. Nunca es suficiente. Nunca se es suficientemente flaca.
Es triste saber que hace casi un año no piso una pileta, y que por ahora no pienso volver a hacerlo. Es triste vivir escondiendo mi cuerpo. Es triste avergonzarme de mí misma. Es triste sentarme en un Mc Donalds con mi grupo (porque a esos no se los puede llamar amigos siquiera) y ver cómo comen ellos.
Estoy harta de sentirme gorda (y serlo). 
No puedo más.
No estoy diciendo con esta entrada que voy a matarme, pero créanme que nada me gustaría más.
Tampoco les estoy diciendo a ustedes, lectores, que me manden ánimos o escriban cosas cursis. No, no. Ya acepté que tengo que morir, pero la sencilla verdad es que a la única persona a la que no quiero lastimar es a mi novio. Él, podría decirse, está en el medio. Y no me quiero morir simplemente porque la repulsión y rechazo hacia mí misma me hace más difícil respirar todos los días, hay muchas razones más. Razones que cada vez me hacen soportar menos todo. Me siento terriblemente, como si estuviese muerta en vida. ¿Qué cambiaría morirme, si ya estoy muerta por dentro?
Escribo esto acá porque no tengo a nadie a quién decírselo.
No estoy pidiendo ayuda. Ya me cansé de pedir ayuda y de gritar en silencio. Ya ni siquiera dejo a la gente que quiere ayudarme, porque el dolor que siento es inconsolable.
Me quiero morir hace años, pero, respondiendo a la obvia pregunta de por qué mierda no lo hice, es que siento que falta algo. Cada año se fue haciendo todo más mierda y difícil de soportar. Y ahora mismo camino entre una línea entre la vida y la muerte, pero, falta un último empujoncito para que termine de decidirme. Mientras tanto, sigo acá, sufriendo, siendo obesa.

2 comentarios:

  1. Se que poco o nada sirve un comentario en tu blog, y que mientras tu te sientas de esa forma, nadie podrá sacarte de esa forma de pensar. Eres tu misma la que puede sacarse de ahí y nadie puede apurarte en estar bien o levantarte... como tu dijiste, necesitas un empujoncito para decidirte entre la vida ola muerte, pero tu vida tiene mucho sentido, no estás "muerta por dentro", tienes un novio que te quiere, una linda forma de escribir y ganas de expresarte. A veces, cuando uno ve todo negro, lo que necesita es evitar pensar en cualquier cosa, descansar y ver las cosas desde una nueva perspectiva.

    Mucha fuerza, te mando todas mis buenas vibras!

    ResponderEliminar