sábado, 10 de octubre de 2015

#17

Lloro porque no puedo hacer otra cosa. Lloro porque todo en mi vida es un desastre, un fracaso o ambos. Lloro porque lo único que hago es destruirme y no puedo parar -y no pienso parar-. Mi novio me dijo que necesito ayuda, que hable con mi mamá, pero si yo le digo a mi mamá que soy anoréxica, con lo forra que ella es seguramente se me caga de risa en la cara. Lloro porque no soporto más mi vida. Estoy cayendo en un agujero profundo desde hace años, y todavía no toqué fondo. Lloro porque nunca voy a poder tener el cuerpo que tanto deseo, que tanto admiro, que tanto anhelo, que tanto hago por él, que tanto arruinó mi vida. Lloro porque no puedo hacer nada. Lloro porque mi salud está haciéndose pedazos. Lloro porque a nadie le importa. Lloro porque quiero estar bien pero entrar en recovery me engordaría y sería peor. Lloro porque no puedo quererme a mí misma. Lloro porque me siento fea y creo que siendo delgada lo voy a ser, y eso es, simplemente, tan triste.  Lloro porque la mierda sigue pasando y no lo puedo parar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario