domingo, 30 de agosto de 2015

Volví más motivada que antes

Me he sorprendido, tengo que admitir, de encontrarme con tres comentarios en mi última entrada, nunca esperé que nadie se fuese a molestar en leerme.
Después de haber tenido que comer durante dos semanas (vacaciones de invierno, no tenía excusas) he vuelto y muy motivada. Estoy haciendo ayunos de un día o dos, y estoy tratando de controlarme más cuando como, porque tengo esa puta costumbre de que cuando como lo como todo y no tengo tope, soy un extremo o el otro.
Estuve vomitando durante un mes, me costó muchísimo empezar porque al principio no salía nada o muy poco, pero a medida que no me rendí y la seguí remando empezó a salir cada vez más, pero lamentablemente tuve que dejarlo esta semana porque me lastimé y terminé escupiendo sangre. Así que así estoy ahora, a ayuno, aguantando lo que puedo. 
Gracias al ejercicio que hago, en parte, tengo las piernas más delgadas, y casi un bien marcado tigh gap, de hecho, hasta mi papá, que nunca lo nota, se dio cuenta de que tengo "las piernas más finas".
Hoy no cené y espero aguantar hasta mañana a la noche, pero en el medio tengo que ir al gimnasio y si no como algo como hago una actividad bastante heavy (spinning) por ahi me desmayo y no me conviene que pase eso. 
Resulta que, en el tiempo que desaparecí, una compañera mía descubrió que soy Ana y estuvimos hablando, y así y todo en mi propio curso del colegio hay más bulímicas y anoréxicas que yo no tenía idea, y me sorprendió bastante. Mi compañera me metió en un grupo de Whatsapp sobre el tema, y ahora ya no me siento tan sola. 

Algo que estuve pensando últimamente es que de esto no se puede salir. Porque una se enamora de su enfermedad, entonces, ¿cómo pueden obligarte a renunciar? El tema salió en la clase de psicología, y el profesor dijo que si, que se puede curar. Pero yo no lo creo, es decir, es algo que, en mi caso, tengo desde muy chica, y probablemente esta mentalidad la tenga todos los días de lo que quede de mi vida. Pienso esto considerando también en un futuro el hecho de que me internen (¿por qué no? siempre es mejor prepararse para cualquier cosa). En fin, estoy divagando. Me agrada saber que existe alguien detrás de una pantalla que me lee. 



¿¡Por qué no me puedo ver así!?

3 comentarios:

  1. Hola, yo también regrese hace poco y también me cuesta creer que se pueda salir de algo como esto pero hay gente que lo hace o aprende a convivir con ello y ser feliz.
    Esa chica es perfecta , que envidia.

    ResponderEliminar
  2. Yo eso lo he dejado, todavía coqueteo con ciertas mierdas pero no me interesa volver. Y qué quieres que te cuente, desde que dejé a Ana engordé 8 kilos. Y no los puedo bajar haciendo dieta. Y quiero vomitar, y quiero ayunar... Pero da demasiado miedo volver.
    Y sí, antes pensaba que las que se iban y no querían volver eran débiles. Y merecían estar así, gordas. Y así estoy.

    ResponderEliminar
  3. Tu blog fue agregado a la lista de blogs actualizados Ana y Mia. (Si te añadí por error, por favor avísame para eliminarte.)

    http://listadeblogsactualizadosanaymia.blogspot.com/

    Saludos!!

    ResponderEliminar