sábado, 20 de junio de 2015

#12

53,8
El resultado de una semana. Una semana que estoy segura de que había engordado a más de 54, y consideremos que este no es mi verdadero peso porque estoy en mi período. Pero lo que importa es que estoy en el puto número cincuenta y tres, y ya no en el cincuenta y cuatro.
Ayer tuve una joda y comí a la noche a más no poder, no habiendo consumido más que café y un chicle de menta en todo el día. Lo voy a recuperar haciendo muchísimo ejercicio hoy en el gym. Además, estoy "practicando" vomitar, porque pensé que era tan sencillo como tocarte la garganta con los dedos, pero no funciona tan así, cuesta porque mis músculos no están acostumbrados pero creo que con practicar todos los días voy a vomitar algo que no sea sólo líquido. 
30 días. Hoy faltan oficialmente 30 días para mi meta. Cada vez siento que voy a llegar a 51, y no a 50, calculando con toda mi suerte que baje 1 kg por semana. Sólo me queda vomitar, pero tengo que practicarlo. En fin. 
A veces me miro al espejo y veo a una flaca preciosa, y otras veces me miro al espejo y veo a una obesa asquerosa. Ya no entiendo nada.
Hoy me siento tan mierdamente gorda, y están mis viejos y me van a obligar a almorzar y cenar, maldita sea. Quiero ser flaca, quiero levantarme y sentirme flaca, linda. Odio mis brazos y mis piernas, son tan gordos, odio mis putos dedos, me odio. Necesito adelgazar más, ¿Por qué es tan difícil?

Por cierto, si alguien llegase a leer este blog, hice un chat para charlar con más Anas y no sentirme tan sola en mi popósito. www.proanargentina.chatango.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario