lunes, 30 de marzo de 2015

#7

Nadie nunca probablemente lea este blog. Lo más seguro es que quede en el olvido entre millones de millones de páginas de internet.
El asunto es que, cada vez estoy perdiendo más la cabeza. Cada vez observo con más recelo esas dos cajas llenas de bromazepam que hay en mi casa, que en caso de combinarlas con alcohol, ya no tendría que preocuparme por nada. No más números en la balanza, no más lágrimas, no más cortes, no más nada.
Todos los días me levanto preguntándome por qué aún sigo viva.

¿De verdad algún día esto va a parar?

Creo que de verdad necesito ayuda. O necesito morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario